La infanta Cristina, hermana del rey Felipe VI, fue absuelta este viernes mientras su esposo, Iñaki Urdangarin, fue condenado a seis años y tres meses de cárcel por un caso de corrupción. Las sentencias, anunciadas por la Audiencia de Palma (Islas Baleares), que los juzgó junto conotras quince personas por desvío de fondos públicos, entre otros delitos, por el caso Noos, pueden ser recurridas ante el Tribunal Supremo.

La infanta, primer miembro de la casa real que se sentó en el banquillo de los acusados, deberá pagar 265.000 euros por concepto de responsabilidad social.

El juzgado consideró que Cristina desconocía la existencia de ilícitos penales (delito fiscal y malversación) por parte de su marido, por lo que no participó de las irregularidades.

Con relación a Urdangarin, el tribunal decretó un “privilegiado posicionamiento institucional” que lo llevó a conseguir contratos de manera irregular en Baleares.

La Fiscalía Anticorrupción reclamaba para el esposo de la infanta una condena de 19 años y 6 meses de prisión por los delitos de tráfico de influencias, malversación, prevaricación, fraude, estafa, falsedad, delitos contra Hacienda y blanqueo de capitales.

La acusación popular ejercida por Manos Limpias solicitaba para Urdangarin 26 años y 6meses de cárcel. La Fiscalía estudiará ahora si reclama el ingreso inmediato en prisión.

La Casa del Rey de España reafirmó su “respeto absoluto a la independencia del Poder Judicial” tras conocer la condena de cárcel contraUrdangarin. La noticia de la sentencia se conoció mientras Felipe VI y la reina Letizia inauguraban en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid una exposición junto con el presidente de Hungría, János Áder.

Zarzuela no quiso hacer ningún otro comentario acerca de este asunto, ni sobre si Cristina de Borbón debería renunciar a sus derechos dinásticos, ya que ocupa el sexto lugar en la línea de sucesión a la Corona. Esa renuncia es una decisión personal de la hermana del rey, por lo que no está en manos de Felipe VI. La infanta y su marido fueron apartados por la Casa del Rey de toda actividad institucional a finales de 2011.