Tener buenos hábitos de alimentación aporta beneficios que van más allá de una buena figura. La alimentación es la manera ideal de crear las condiciones adecuadas para gozar de una buena salud y prevenir enfermedades.

No en vano reza el dicho que somos lo que comemos, ya que esto es lo que dicta desde nuestro aspecto físico y el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, hasta nuestra salud emocional.

La alimentación lo es todo en el ser humano. Es importante tener en cuenta que cuando se habla de enfermedades degenerativas existen cuatro factores que las causan: uno de estos es la alimentación, los tres restantes son las cargas tóxicas, la exposición a campos electromagnéticos (aparatos electrónicos) y las emociones.

Somos lo que comemos, nuestra buena salud depende de esto, y de manera secundaria cuando buscamos lograr un cambio en nuestro cuerpo es a través de la alimentación que lo podremos conseguir.

Los alimentos tienen el poder de prevenir enfermedades,, siempre y cuando sean alimentos reales, es decir que no sean procesados. Todo lo que venga en una caja con etiqueta ha sido procesado y debemos evitarlo sin importar lo que diga la caja o la publicidad.

Estamos hechos para comer alimentos tal y como vienen de la naturaleza: víveres, carnes, leche de ganado alimentado con pasto, huevos criollos, verduras y frutas.

Todos los alimentos que vienen de la naturaleza son buenos para nuestra salud, pero si los fuéramos a poner en un orden sería el siguiente: verduras y hortalizas, carnes y frutas.

En cuarto lugar podríamos poner los cereales que no sean procesados, esto en personas que los puedan tolerar. De todos los cereales el mejor es el arroz y el más dañino es el trigo.

Una mala alimentación, como primer factor,  puede llevar a la persona a sufrir de enfermedades y un segundo facdtor  sería el manejo de las emociones.

Una persona con una alimentación perfecta pero que sea negativa crea perfiles dentro de su cuerpo que la pueden llevar a desarrollar enfermedades degenerativas.

Los alimentos permiten lidiar con las cargas tóxicas y los factores emocionales, por lo que una dieta balanceada puede darnos muchísimo más que una buena figura: salud física y emocional.

Para saber si nos estamo nutriéndo correctamente, existen dos formas de verlo: una subjetiva y otra objetiva. La parte objetiva tiene mucho que ver con el cambio morfológico de nuestro cuerpo, lo que podemos ver. Por ejemplo, una persona en sobrepeso no está comiendo bien, porque la obesidad es una manifestación de rechazo por parte del cuerpo. La obesidad va asociada a una alimentación neutralizada, no existe forma de que comas bien si estás en sobrepeso.

La parte subjetiva tiene mucho que ver con las emociones y los alimentos que impactan nuestras emociones. La gente que consume mucho azúcar y alimentos procesados es más propensa a sufrir de depresión, porque depende de los alimentos para sentirse bien.

Las personas que comen más carnes y vegetales son más alegres y asertivas ante la vida.

Los multivitamínicos pueden prevenir enfermedades por mala nutrición, pero tienen que ser multivitamínicos de calidad. Las vitaminas son muy importantes.

El Realizar ejercicios sin una buena alimentación puede tener consecuencias negativas y esto  va a determinar el grado de actividad física y cuál sea esa actividad que se elija. Una persona que no tenga una alimentación apropiada pero que haga ejercicios como caminar, subir escaleras o alguna actividad recreativa como jugar tenis no va a tener consecuencias negativas.

Ahora bien, cuando una persona incurre en actividades extremas por fines atléticos/deportivos o asuntos estéticos, si no hay un reajuste nutricional hace más daño hacer ejercicio que no hacerlo.

El horario en el que comemosno influye en cómo se beneficia nuestra salud, pero no es tanto el horario, sino lo que comemos en cada momento del día. Por ejemplo, un desayuno cargado en azúcares, harinas y bebidas azucaradas o zumos de frutas enlatados va a hacer que tengas un perfil de serotonina en exceso, lo cual te va a poner mucho más lento, no creará un estado de ser proactivo, te va a matar la creatividad.

Por eso, por salud y en último lugar por estética, es recomendable que en el desayuno comamos alimentos con grasa saludable y proteína.

Y así en cada comida del día elijamos inteligentemente lo que consumiremos.

No hay edades en las que se deba cuidar más la alimentación,  lo

Los alimentos que ingerimos dictan desde nuestro aspecto físico y el buen funcionamiento del organismo hasta nuestra salud emocional.

o ideal es que cuidemos nuestra alimentación durante toda nuestra vida porque esto nos va a permitir tener una vida más plena y sana en cada una de nuestras etapas.