Rodrigo Janot, procurador general de Brasil, insistió ayer en que liberaría información sobre el caso Odebrecht desde junio próximo cuando se cumpla el plazo previsto de seis meses que acordaron con la empresa que admitió haber pagado coimas en varios países de la región para obtener contratos.

Sobre Ecuador, la empresa constructora reveló que pagó alrededor de $ 33,5 millones.

La información sobre las declaraciones del procurador brasileño fue hecha pública por la Fiscalía General de Ecuador a través de su cuenta de Twitter, en la que además se resaltó una reunión que mantuvo la mañana de ayer en Brasilia el fiscal general, Galo Chiriboga, con Janot, en el marco de un encuentro multilateral de fiscales y procuradores de once países: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Perú, Portugal, República Dominicana y Venezuela.

Como resultado, los once representantes promulgaron la declaración de Brasilia, que consta de ocho puntos, entre los que destaca “insistir en la recuperación de activos y la reparación integral de los daños causados por los ilícitos, incluyendo el pago de multas, según la legislación de cada país”.

Además acordaron la constitución de equipos conjuntos, bilaterales o multilaterales, que permitan las investigaciones coordinadas dentro del caso Odebrecht y que actuarán con plena autonomía técnica.

La Fiscalía además posteó un documento del Ministerio Público de Brasil en el que certifica que recibió el 30 de diciembre pasado un pedido de cooperación de la Unidad de Asuntos Internacionales de la Fiscalía ecuatoriana.

En tanto, en países de la región las reacciones por este caso continúan. En Colombia se ordenó terminar un contrato para la construcción de una vía firmado con una concesionaria de la que forma parte Odebrecht, mientras que el defensor del pueblo de Perú pidió que se investigue a la constructora peruana Graña y Montero y a otros socios de la firma brasileña en ese país.