Vamos mostrarte 3 métodos para disfrutar de las vacaciones de invierno.

Viajar durante las vacaciones de invierno. Pasar tiempo al aire libre. Y Mantenerse ocupado dentro de casa.

Por fin llegaron las vacaciones de invierno y estás contento por tener un respiro de la escuela. No obstante, muchas personas terminan sintiéndose aburridas durante las vacaciones y no están seguras de cómo pasarán el tiempo. Aprender a salir de casa durante tu tiempo libre te ayudará a tener unas vacaciones de invierno memorables y divertidas.

Método # 1.- Viajar durante las vacaciones de invierno
Planifica un viaje por carretera. Si eres capaz de conducir y tienes acceso a un vehículo, un viaje por carretera puede ser una experiencia maravillosa de unión entre tú y tus amigos. Empaca una mochila, carga el tanque del carro y salgan a la carretera juntos para explorar un lugar nuevo y excitante.
Si aún no tienes edad para conducir, pregúntales a tus padres acerca de la posibilidad de hacer un viaje por carretera juntos. Sin embargo, los viajes por carretera requieren un poco de planificación (y dinero), así que asegúrate de darles a tus padres un par de semanas para hacer los arreglos.
Decide previamente a dónde deseas ir. Conducir sin rumbo puede ser divertido, pero resultar fácilmente perdido, sin combustible y sin dinero.
Elige si deseas quedarte en un hotel o en un campamento. Si decides acampar, asegúrate de que sea posible hacerlo en las condiciones en las que estarás y prepárate para el clima del lugar donde vayas a quedarte (lo que significa prepararte para la nieve, dependiendo de dónde estarás).
Realiza las coordinaciones necesarias para el alojamiento. Si vas a quedarte en hoteles u hostales, identifica en cuál te gustaría quedarte y considera hacer una reserva. Si vas a acampar, explora campamentos, y ve si aceptan reservas por teléfono o por Internet.
Elige una ruta paisajista para llegar a tu destino si es posible hacerlo de forma segura.
Conoce las condiciones que enfrentarás. Recuerda que algunas áreas requieren cadenas en los neumáticos para conducir a través de los pasos montañosos congelados, los que podrían ser muy peligrosos si vas de viaje.
Haz que revisen tu auto antes del viaje para asegurarte de que está en buenas condiciones de funcionamiento.
Lleva todos los suministros que necesitarás. Eso incluye suministros de emergencia en caso de quedar varados: mantas, comida, agua, baterías, linterna, bengalas, dinero para combustible y un cargador adicional para tu celular.
Visita a tus amigos. Las vacaciones de invierno son un gran momento para reencontrarte con amigos que no has visto por un largo tiempo. Ya sea porque fuiste a la universidad o simplemente porque estabas agobiado con los estudios en tu ciudad, puede ser difícil pasar tiempo con tus amigos si estás en cualquier nivel en la escuela.[4]
Acércate a los amigos que no ves muy a menudo.
Monten bicicleta juntos, jueguen en la nieve, o simplemente pasen el rato viendo películas o jugando videojuegos.
Considera hacer un viaje para visitar a tus amigos que viven en otras ciudades o en un estado diferente. Si no tienes edad para conducir, pregúntales a tus padres (y a los padres de tus amigos) acerca de la posibilidad de realizar un viaje durante la noche.
Haz una pijamada con los amigos que extrañabas.
Ponte al día con las novedades de tus amigos.
Tomen un café juntos o salgan a comer.
Considera la posibilidad de unas vacaciones cálidas. Dependiendo de tu situación financiera, es posible que tú y tu familia (o amigos) quieran realizar un viaje a un lugar más cálido. Incluso puedes hacer un viaje sin ninguna compañía si tienes los fondos suficientes y si te sientes cómodo viajando solo. Pasar unos días o una semana en una playa cálida y soleada podría ser justo lo que necesitas para descansar de los estudios y alejar la tristeza del invierno.
Empieza a ahorrar con tiempo y haz un presupuesto de tu dinero. Decide si necesitarás un hotel u hostal, rentar un auto, y entradas para un parque temático u otro destino, e incluye esos gastos en tu presupuesto.
Si aún eres joven, pregúntales a tus padres acerca de la posibilidad de tener unas vacaciones divertidas. No obstante, este tipo de viajes puede tomar meses de planificación, así que asegúrate de preguntarles antes de tus vacaciones de invierno.
Evita viajar los principales fines de semana festivos ya que el precio de los vuelos suelen subir durante estos periodos.
Sin duda serás capaz de encontrar alojamiento en una playa de renombre a nivel nacional, pero puedes ahorrar mucho dinero si planeas quedarte en una playa más pequeña fuera de lo común. Solo asegúrate de que la zona tenga lo que se necesita, incluyendo opciones de transporte y recreación.
Encuentra las mejores ofertas de vuelo u hoteles mediante un sitio web como Expedia o BookingBuddy. Estos sitios muestran el precio de distintas páginas de viaje para que encuentres los mejores precios, incluso del mismo vuelo.
Planifica llevar un conjunto de ropa por día o aligera tu maleta al volver a usar algunas prendas. Solo asegúrate de llevar ropa que sea cómoda y apropiada para tu destino.

Método #2.- Pasar tiempo al aire libre
Viste ropa que te mantenga abrigado y aprende a reconocer las señales de hipotermia. El invierno es un buen momento para salir al aire libre y divertirse. Ya sea que estés interesado en actividades físicas como el esquí o simplemente quieras jugar en la nieve de tu jardín, es importante vestirte con ropa que te mantenga abrigado (pero no tanto como para no dejar de sudar) y proteger tu cuerpo de la pérdida de calor. Se pierde la mayor cantidad de calor por la cabeza, manos y pies, así que asegúrate de cubrir esas extremidades, así como la parte central de tu cuerpo (pecho y abdomen). Si tu u otra persona experimenta alguno de los siguientes síntomas de hipotermia, entra a un edificio inmediatamente y llama al servicio de emergencia para saber cómo proceder: ante los siguientes síntomas: temblor involuntario; incapacidad para realizar funciones motoras; confusión; pérdida de coordinación;
trastornos del habla; comportamiento irracional.

Juega en la nieve. Dependiendo de tu edad, pueden haber pasado muchos años desde que jugaste en la nieve cuando eras pequeño. Sin embargo, pasar tiempo construyendo cosas en la nieve, o teniendo aventuras al aire libre con tu familia o amigos puede ser divertido a cualquier edad. Solo asegúrate de vestirte apropiadamente y toma una taza de chocolate caliente para calentarte cuando vuelvas a entrar a casa
Ten una pelea de bolas de nieve con tus amigos.
Construye un muñeco de nieve.
Haz ángeles de nieve.
Construye una fortaleza de nieve.

Visita tu pista de hielo local. El patinaje sobre hielo es otra gran manera de pasar tiempo con tu familia y reconectarte con una actividad divertida de la infancia. Se puede patinar en pistas cerradas o pistas al aire libre si están disponibles en tu comunidad, y la entrada generalmente es económica (y a veces gratis).[11]
Encuentra pistas de hielo cercanas a ti buscando en Internet.
Si tienes tus propios patines que todavía te quedan, llévalos. Si no es así, llama con antelación para asegurarte de que la pista tenga patines de alquiler disponibles.
Deslízate por la nieve en un trineo o en neumático de nieve. Si creciste en un área con inviernos nevados, es probable que hayas paseado en trineo en algún momento cuando eras niño. Pasear en trineo sigue siendo una actividad divertida, incluso para los adolescentes y adultos. Puedes deslizarte en trineo por la vieja colina de tu vecindario o sino busca en Internet si hay alguna estación de esquí que ofrece poder deslizarse con neumáticos de nieve. Los neumáticos son como pasear en trineo, solo que eres remolcado cuesta arriba por una colina para deslizarte luego hasta la parte inferior sobre un neumático inflable, a menudo sobre saltos y crestas

Disfruta del esquí de fondo o de las raquetas de nieve. Si vives cerca de un parque o una zona rural, es posible que desees probar el esquí de fondo o las raquetas de nieve. Estas actividades no son tan rápidas como los deportes cuesta abajo, pero te ofrecen soledad (o compañía) a través de las maravillas tranquilas y pacíficas del invierno
Llama a tu tienda de artículos deportivos local para ver si puedes alquilar esquís de fondo o raquetas de nieve.
Si no tienes suerte en las tiendas de artículos deportivos, puedes probar en una estación de esquí cercana. Muchas estaciones de esquí ofrecen alquileres de esquí de fondo además de equipo para actividades cuesta abajo y algunos incluso pueden tener pistas de esquí bien cuidadas dentro de la estación.

Prueba el esquí alpino o el snowboard. El esquí alpino y el snowboard son deportes tremendamente divertidos, pero también pueden ser muy peligrosos si no sabes lo que estás haciendo. Es importante que tomes lecciones y comiences lentamente para que no te lastimes o pongas en riesgo a otras personas
Comienza lento. Si nunca has esquiado antes, inicia en las “bunny hills” (colinas pequeñas) que son para principiantes.
La mayoría de las colinas de esquí están clasificadas con colores para indicar la dificultad. Esta clasificación es consistente a lo largo de cada estación, lo que significa que las colinas con la misma clasificación serán de aproximadamente el mismo nivel de dificultad.
Recuerda que las clasificaciones son solo consistentes dentro de la estación. Por ejemplo, una colina fácil en una estación en Colorado probablemente será clasificada como una colina de nivel intermedio o difícil en Vermont.
Un círculo verde significa que la colina es fácil y generalmente adecuada para principiantes (aunque debes consultar con un auxiliar de esquí si es tu primera vez).
Un cuadrado azul significa que la colina es un poco más difícil y puede ser mejor para los esquiadores con experiencia intermedia.
Un diamante negro significa que la colina es una con los senderos de esquí más difíciles. Los senderos de diamantes negros deben utilizarse únicamente por esquiadores altamente calificados con muchos años de experiencia.
Un doble diamante negro significa que la colina es la más difícil y exige precauciones más extremas que incluso una colina de diamante negro regular si no eres un esquiador muy talentoso o altamente experimentado.
Un ovalo anaranjado significa que la colina es un terreno de estilo libre. Estas colinas típicamente requieren de mucha experiencia y habilidad, y solo los profesionales deben intentarlo.

Visita tu parque local. Si vives en un lugar de clima cálido, es posible que puedas jugar al aire libre durante todo el año. No obstante, incluso si vives en un lugar con un clima más frío, muchas ciudades planean actividades divertidas al aire libre en invierno. Solo asegúrate de vestir lo suficientemente abrigado como para cualquiera de las actividades planeadas. Revisa en Internet para ver qué actividades al aire libre acoge tu pueblo o cuidad cada invierno. Algunos eventos en tu parque pueden incluir: chocolate caliente;  patinaje sobre hielo; espectáculos de luces; ceremonias de decoración de árboles.
Sal a correr. Si vives en un lugar de clima cálido, serás capaz de salir a correr al aire libre durante las vacaciones de invierno. Asegúrate de ir a tu propio ritmo si eres nuevo corriendo, y no trates de forzarte demasiado o ir muy rápido. Encuentra senderos para trotar cerca de tu casa o simplemente sal a correr alrededor de tu vecindario (si es seguro hacerlo).
Viste apropiadamente. Si te vistes muy abrigado, podrías sudar demasiado y terminar frío; si te vistes con ropa muy ligera, es posible que te congeles y podrías terminar enfermo.

Monta bicicleta alrededor de tu vecindario. Si vives en un clima cálido y eres capaz de montar tu bicicleta de forma segura en tu área, es posible que desees explorar tu comunidad en ella. El ciclismo es una gran manera de respirar aire fresco y hacer ejercicio al mismo tiempo que exploras lugares nuevos y fuera de la típica ruta justo en tu vecindario. Sin embargo, el ciclismo también puede ser peligroso, especialmente si vives en una zona de alto tráfico. Por esta razón, es importante tomar las precauciones necesarias para garantizar tu seguridad.
Utiliza siempre un casco de bicicleta adecuadamente equipado sin importar la edad que tengas o qué tan lejos montarás tu bicicleta.
Revisa tus neumáticos y frenos antes de salir con tu bicicleta. Asegúrate de que tus neumáticos estén correctamente inflados y presiona los frenos en la calzada antes de que salgas de tu casa para asegurarte de que van a funcionar cuando los necesites.
Es de suponer que los niños menores de 10 años deben circular por la acera, mientras que se espera que los adolescentes y los adultos circulen por la calle. No obstante, si no te sientes seguro montando en la calle, es mejor optar por la acera para evitar accidentes.
Consulta por Internet las leyes de tu ciudad o condado ya que algunos municipios prohíben montar bicicleta en la acera. Romper estas leyes podría tener como resultado una multa si un oficial de policía te detiene.
Utiliza colores brillantes para que otros conductores puedan verte e intenta evitar montar de noche. Si necesitas montar de noche, toma precauciones adicionales, y usa reflectores y luces en la bicicleta.
Mantén al menos una mano en el timón en todo momento, pero trata de mantener ambas manos en él cuando lleves comestibles u otros artículos en una mochila.
Monta en la misma dirección en la que va el tráfico y sigue las señales de tránsito. Mantente alerta y utiliza las señales para indicar a los demás cuando gires o frenes.

Método 3. Mantenerse ocupado dentro de casa
Pasa tiempo con tu familia. A menudo, las vacaciones de invierno representan ese momento del año en que las familias enteras están juntas de nuevo. Ya sea que tu familia se mantenga separada por la ubicación de la escuela, las obligaciones del trabajo u otros factores, las vacaciones de invierno pueden ser la única vez en que puedes ver a todos a la vez. No lo des por sentado; pasa tiempo uno con los demás y hagan actividades divertidas juntos.
Pueden participar juntos en cualquier número de actividades dentro de casa o al aire libre.
Pregúntales a tus padres y hermanos lo que les gustaría hacer mientras están en casa, y ofrece tu opinión acerca de las cosas divertidas que te gustaría hacer.

Pueden jugar juegos de mesa o juegos de cartas dentro de casa, o salir a explorar su cuidad.
Visita un museo. Es posible que asocies los museos con las excursiones escolares, pero los museos pueden ser muy divertidos para visitar cuando no estás allí para una clase. Los museos son un gran lugar para aprender sobre la historia y el mundo natural, empaparse de algunas de las obras de arte más famosas en el mundo o simplemente observar a la gente desde un tranquilo banco en las galerías.

Busca en Internet para averiguar los horarios y la ubicación de tu acuario, museo de historia o museo de arte local.
Recuerda que debes ser respetuoso en cualquier museo. Podría haber restricciones acerca de las cosas que puedes llevar, si puedes o no tomar fotos, y qué niveles de volumen son aceptables.

Mira una película en familia o con amigos. Usualmente se estrena una gran cantidad de nuevas películas durante las vacaciones de invierno, lo que significa que estarás en casa durante la temporada pico de cine. Pasa tiempo con tu familia y amigos, y vean una nueva película de comedia, acción o drama que esté siendo promocionada este año. Incluso puedes ir a tomar un café después de la película, y habler de lo que les gustó o no les gustó juntos.

Ponte al día con alguna lectura. Después de un semestre estresante de lecturas y estudios, los libros podrían ser la última cosa en tu mente. Pero leer por placer un es pasatiempo maravilloso que puede sumergirte en un mundo de experiencias. Puedes leer solo en tu habitación, o invitar a tu familia a que te acompañe junto a la chimenea con sus propios libros y pasar algún tiempo leyendo juntos.]
Vuelve a leer tu viejo libro favorito de la estantería de tu casa o escoge un nuevo libro que despierte tu interés.
Si realmente te sientes aventurero, trata de leer un género que no leas comúnmente, y descubre lo que puedes aprender y disfrutar de ello.
Visita tu biblioteca local o ve a la tienda de libros de tu comunidad. También puedes ordenar libros por Internet y recibirlos en tu casa al día siguiente.
Si conoces tu programa de estudios o asignaciones de lectura para la primavera, incluso puedes sacar ventaja sobre los libros que leerás cuando se reanude la escuela. Es posible que se trate de una tarea, pero también puedes leer en tu tiempo libre y disfrutar el libro de manera recreativa.

Inicia una nueva actividad creativa. El tiempo libre de la escuela es un buen momento para iniciar un nuevo proyecto o aprender algo nuevo. Es posible que te rehúses a estudiar algo durante las vacaciones de invierno, pero una nueva actividad creativa es algo que puede ayudar a aliviar el estrés y, si te gusta, lo puedes convertir en un pasatiempo para toda la vida.
Intenta armar rompecabezas, dibujar, pintar, escribir, tejer a croché, hacer un álbum de recortes o aprender a tocar algún instrumento.
Las actividades creativas te darán una sensación instantánea de recompensa porque tendrás un producto final que hiciste tú mismo.

Ayuda a tus padres a limpiar. Es posible que limpiar no sea la cosa más divertida si estás de vacaciones en casa, pero es una gran forma de pasar tiempo con tus padres. Además, seguramente apreciarán tu esfuerzo por ayudar a mantener la casa ordenada cuando estás allí.

Ponte al día con tus programas favoritos. Ver televisión es una gran manera de relajarse, y puedes hacerlo solo o con tu familia y amigos. Reúnanse para ver sus programas favoritos juntos, muéstrales a tus padres tu nueva comedia favorita o deja que te muestren sus programas favoritos.
Trata de no pasar más de cuatro horas viendo la televisión en un mismo día. Es posible que estés en tus vacaciones de invierno, pero demasiada televisión puede ser malo para ti (especialmente si todavía estás creciendo y en desarrollo).

Juega videojuegos. Si solías jugar videojuegos, es probable que todavía tengas tu sistema de juegos en casa. Si eres nuevo en los videojuegos, pruébalos en la casa de un amigo, o alquila una consola y un par de juegos en una tienda de videojuegos en tu área.
Busca en Internet para averiguar dónde alquilar o comprar videojuegos y consolas de juegos.
También puedes descargar juegos en línea y reproducirlos en tu computadora.
Puedes jugar videojuegos solo, con tus amigos o familia.
I
Descansa. Tus vacaciones de invierno probablemente implicarán una gran cantidad de tiempo para pasar con tus familiares y ponerte al día con tus amigos. Sin embargo, no importa lo que hagas, es importante poder dormir bien y asegurarte de descansar lo suficiente mientras estás en casa.

Si estuviste quedándote despierto hasta tarde estudiando para los exámenes finales antes de las vacaciones de invierno, podrías no haber estado durmiendo bien.
Separa el tiempo suficiente cada noche para dormir adecuadamente, sobre todo mientras estés en casa y lejos de distracciones.

Consejos
Haz planes de acuerdo al clima que experimentarás. Por ejemplo, si vives en el sur de California, será mucho más fácil salir de casa que si vives en Michigan.
Compra un abrigo, sombrero, guantes y botas si tu plan es pasar tiempo al aire libre en un lugar con clima frío o en la nieve.

Advertencias
Si no calientas antes de hacer ejercicios, tus músculos pueden sufrir lesiones. Siempre estira y realiza entre 5 a 10 minutos de ejercicios de calentamiento.
Bebe mucha agua cuando hagas ejercicios para prevenir la deshidratación.
Mirar una pantalla por demasiado tiempo puede producirte tensión ocular. Limita la cantidad de tiempo que juegas videojuegos y ves televisión.
Utiliza un equipo de seguridad cada vez que participes en algún deporte. Resbalar en el hielo puede causarte lesiones graves que arruinarán tus vacaciones de invierno.
Cuando vayas a jugar a en la nieve, viste ropa adecuada y toma descansos para evitar la hipotermia.

 Pasar tiempo construyendo cosas en la nieve, o teniendo aventuras al aire libre con tu familia o amigos puede ser divertido a cualquier edad.

Pasar tiempo construyendo cosas en la nieve, o teniendo aventuras al aire libre con tu familia o amigos puede ser divertido a cualquier edad.