El español dejó de ser “una lengua marginal” de inmigrantes y se ha convertido en parte integral de la sociedad norteamericana, afirmó ayer martes el rey de España, Felipe VI, al inaugurar en Puerto Rico el Congreso Internacional de la Lengua Española.

El monarca destacó que entre los hispanos en Estados Unidos, la primera minoría del país con 55 millones de personas, más de 41 millones tienen dominio nativo del español, que es “con mucha diferencia el idioma extranjero más estudiado en todos los niveles de la enseñanza”.

“Más significativo que las cifras es el hecho de que (…) el español ha dejado de ser una lengua marginal de emigrantes” hispanos que llegan a Estados Unidos, para “integrarse como lengua social y de cultura en la sociedad norteamericana”, señaló Felipe al abrir el congreso en San Juan, al que asisten 300 escritores y académicos de 24 países, entre ellos algunos premios Nobel.

El monarca se convirtió, tras su llegada la noche del lunes a esta antigua colonia del reino de España en el Caribe, actualmente estado asociado norteamericano, en la principal atracción del encuentro cultural junto a la reina Letizia. Felipe mostró su regocijo por volver a territorio estadounidense luego de haber visitado en septiembre pasado el estado de Florida. “Es la primera vez que un congreso panhispánico de esta serie inaugurada en 1997 se celebra en un país tan íntimamente ligado al conjunto de los Estados Unidos”, dijo, en referencia a Puerto Rico.

Consideró que el congreso, con invitados especiales como el mexicano Mario Molina, premio Nobel de Química; el escritor francés Jean-Marie Gustave Le Clézio, Nobel de Literatura; y el prominente escritor puertorriqueño Luis Rafael Sánchez, es un “encuentro para reforzar los lazos de sangre que nos unen”…