A partir de diferentes estudios de grupos genetistas estadounidenses e ingleses se pudo determinar que existe un gen dominante que permite que las personas sean diestras o zurdas.

Según la investigación a partir de la octava semana, el embrión pasa a ser un feto, y el bebé ya tiene todos los órganos internos formados, aunque sin desarrollar por completo, y se inicia ahí, la formación de los dedos, manos y piernas.

Se detalló que a partir de la semana once, las extremidades ya están formadas y el bebé comienza a moverlas, tomando desde ese momento predilección por un lado sobre el otro, chupando un pulgar en concreto, de la mano derecha o izquierda o flexionando más una pierna que la otra.

Los expertos están convencidos, de que los factores genéticos están detrás de la predilección por una extremidad sobre la otra.

Los expertos están convencidos, de que los factores genéticos están detrás de la predilección por una extremidad sobre la otra.

, siendo nueve de cada diez embriones diestros, y sólo un 1% zurdos, y un porcentaje muy pequeño, por debajo del 1%, ambidiestros.

El grupo de genetistas americanos determinó que existe un gen dominante que hace que la mayoría de las personas sean diestras. Mientras que, por su parte, investigadores de la Universidad de Oxford, descubrieron en 2007, que el gen LRRTM1 determina que seamos zurdos.