La escasez de divisas motivó la venta de oro.

La caída de las reservas operativas (efectivo) obligó al Banco Central de Venezuela a vender 3,8 toneladas de oro monetario en agosto, como lo informó el Fondo Monetario Internacional en su más reciente reporte difundido el martes.

La operación, según especialistas, refleja la vulnerabilidad de las cuentas fiscales, pone en riesgo los ahorros de la nación y le resta respaldo al valor de los bolívares que cada ciudadano posee.

Extraoficialmente se supo que la operación se llevó a cabo por la escasez de dólares en efectivo que existe y la premura por cubrir los requerimientos necesarios para el pago, principalmente, de las importaciones.

El economista y presidente del Consejo Nacional de Economía, Efraín Velásquez, explicó que la venta de oro de las reservas tiene dos mensajes. El primero es que la posición de liquidez de Venezuela ha bajado considerablemente debido al incremento en 20% de las importaciones en los últimos 12 meses, al pasar de 21,3 millardos de dólares en el primer semestre de 2011 a 27,1 millardos de dólares en igual periodo de 2012.

“Hay menos efectivo en un momento en el que las necesidades financieras del país han crecido de manera importante. La operación, además, evidencia la inconsistencia de la política económica: no se ha mantenido la liquidez apropiada al gasto que se ejecuta”, expresó.

El segundo mensaje, agregó, es que se demuestra que la decisión de repatriar el oro monetario y depositar los lingotes de las reservas en el Banco Central de Venezuela fue una medida inconveniente para el país. Ahora, la única manera de obtener liquidez en divisas es disminuyendo las posiciones de las reservas.

Una fuente ligada al instituto emisor señaló que lo que se hizo fue un préstamo a través de una operación financiera denominada swap, utilizando como respaldo el oro que se está refinando, es decir, los lingotes que no forman parte de las reservas internacionales.

Indicó que al cierre del año, el ejercicio fiscal se presentará con mayor o igual cantidad de oro monetario además de los dólares obtenidos por la operación. Añadió que esta semana concluirá la refinación de 1,9 toneladas del oro, por lo que sólo faltarían 2 toneladas para cubrir el swap de 3,8 toneladas que vence en un tiempo no superior a un mes. No obstante, el informe del Fondo Monetario Internacional registra la caída de las reservas de oro monetario y no una operación swap.

Por órdenes del presidente Hugo Chávez el Banco Central de Venezuela trasladó a principios de año más de 220 toneladas desde el exterior hasta sus bóvedas, y se calcula que existen en total 360 toneladas de oro monetario.

Especialistas financieros explicaron que una vez trasladado todo el oro del Banco de Inglaterra, el Banco Central de Venezuela perdió la posibilidad de realizar operaciones swap, pues no existen activos que funcionen como respaldo fuera del país. En caso de un incumplimiento de pago del crédito, el prestamista no podría venir a la bóveda del instituto emisor y llevarse el oro.

Este tipo de transacciones se hace en los bancos centrales del mundo siempre y cuando el oro monetario esté depositado fuera de la nación. En el Banco Cental de Venezuela desde los años noventa era común solicitar estos préstamos a través de un intermediario internacional que cobra una comisión para realizar la operación con el comprador del metal bajo estrictas condiciones.