Alvaro Uribe, ex presidente de Colombia.

El expresidente de Colombia Álvaro Uribe alentó este miércoles a su país a “mirar en el espejo de ETA” para acabar con el terrorismo “sin negociación”, y se reafirmó en la necesidad de involucrar a las fuerzas militares en la lucha contra la violencia.
En una conferencia en el Club Siglo XXI de Madrid, Uribe expuso sus puntos de vista sobre la inseguridad en América Latina, y concretamente de Colombia, cuyo “gran éxito”, dijo, ha sido “reconocer su situación y enfrentarla con valores democráticos y libertades”.
“Y todavía queda mucho camino por recorrer, pero hay que mirar al país en un largo proceso”, apuntó.
Según el ex presidente colombiano, durante los años de su gobierno se creó una “conciencia ciudadana sobre la seguridad” que antes no existía.
“Los colombianos habían perdido la fe. Sufrían pero no reclamaban. Abandonaban el país o se resignaban a vivir en el interior en esas circunstancias. Hoy reclaman que la seguridad es un derecho que no se le puede arrebatar a la ciudadanía”, explicó.
Uribe repasó la situación de otros países de la región y se detuvo en valorar el caso de México, a cuyo presidente, Felipe Calderón, ensalzó por “el valor civil y la capacidad para enfrentar el problema”.
Sin embargo, criticó la escasa colaboración de Venezuela en la lucha contra el terrorismo colombiano durante los años de su gobierno, a pesar de “sus reclamos”.
“En Venezuela tienen dos problemas: la inseguridad interna y el ser un albergue de terroristas y no saben que eso tampoco es bueno para ellos, porque cuando no puedan secuestrar en Colombia lo harán allí”, apuntó.
Finalmente, Uribe alertó sobre la importancia de la seguridad “si se quiere alcanzar la cohesión social”, y reclamó ayuda internacional para acabar con la violencia creciente en Centroamérica.
El expresidente colombiano destacó también, entre otros asuntos, las posibilidades de crecimiento que la inversión privada ofrece a los países e indicó que es la ausencia de ella, precisamente, “lo que hace que todos los socialismos fracasen”.
En ese sentido volvió a señalar a Venezuela y a Cuba, y puso como ejemplo de gobierno equilibrado a Perú, “donde el presidente Humala está consiguiendo mantener el ascenso económico del país, que será una de las futuras estrellas de la región”.