Autoridades y grupos de apoyo a inmigrantes coincidieron este viernes en calificar que el número de inmigrantes deportados este año fiscal 2012 ha alcanzado cifras récord en el centro y sur de Texas.
“Incluso la permanencia de los niños y adolescentes en los albergues destinados para menores que ingresaron solos a Estados Unidos se ha reducido y aquellos que no tienen elementos para permanecer legalmente en Estados Unidos son repatriados con mayor rapidez que en el pasado”, dijo la directora de Servicios Diocesanos para Inmigrantes y Refugiados, Ileana Holguín.
Portavoces del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) indicaron que, a tres meses de que concluya el año fiscal, la oficina de repatriaciones y aplicación de la ley en El Paso (Texas) deportó un numero histórico de 68.000 indocumentados.
El director de la oficina de Repatriaciones y Aplicación de la Ley de ICE (ERO) en San Antonio, Enrique Lucero, indicó que de las 68.000 repatriaciones que se registraron del 1 de octubre a la ultima semana de julio, el 99 por ciento involucraron a inmigrantes que representaban una prioridad para la dependencia.
De entre este grupo de prioridad para ICE, el 37 por ciento eran criminales convictos o inmigrantes reincidentes en violaciones de inmigración o inmigrantes fugitivos, en tanto que el 29 por ciento son personas detenidas por primera ocasión en la frontera.
En comparación, durante los 12 meses del año fiscal 2011 (del 1 de octubre del 2010 al 31 de septiembre del 2011), la oficina de ERO en el sector de San Antonio llevó a cabo 63.090 repatriaciones, cifra que representa un aumento del 14 % en relación al periodo anterior.
“A falta de dos meses para que concluya el año fiscal, y el número de repatriaciones efectuadas este año son un 7 % superior que en el año fiscal 2011”, dijo el agente, que menciona que la oficina de San Antonio ha encabezado en número la cantidad de repatriaciones en comparación a cualquier otro sector del país en años recientes.
Lucero indicó que estas cifras son una “muestra de que nuestros oficiales llevan a cabo decisiones de aplicación de la ley efectivas mientras se adhieren a las prioridades nacionales”.
Indicó que estas deportaciones, que reflejan en gran mayoría de los casos la expulsión de criminales del país, han sido posibles gracias a la coordinación que se tiene con otras agencias federales y departamentos de policía locales.
Entre los inmigrantes con repatriaciones o deportaciones de meses recientes se cuentan nacionales buscados en sus países por crímenes tales como homicidios.
Entre ellos se cuenta el salvadoreño Carlos Alberto Tobar-Guevara, quien fue repatriado en julio pasado después de ser detenido en Estados Unidos luego de que la Interpol diera aviso de que era buscado en su país natal por asesinato y asalto agravado.
Otro ejemplo es el del indocumentado Abraham Moreno-Gutiérrez, quien fue enviado en mayo pasado a México, donde era buscado por homicidio y violencia doméstica.
Otros inmigrantes deportados cometieron crímenes como asalto agravado con un arma mortal, ofensas sexuales, indecencia con un menor y cargos por drogas, entre otros.
También son repatriados menores inmigrantes que cruzan la frontera en busca de sus familiares y que, al no encontrar quien acceda a hacerse cargo de ellos en Estados Unidos mientras piden a las cortes el permiso de permanecer en el país, son puestos en un avión de regreso a casa.