El árbol de mango ha sido objeto de gran veneración en la India y sus frutos constituyen un artículo estimado como comestibles a través de los tiempos. Aparentemente es originario del noroeste de la India y el norte de Burma en las laderas del Himalaya y posiblemente también de Ceilán.

Ahora, se encuentran bajo cultivo áreas importantes de mango en la India, Indonesia, Florida, Hawai, México, Sudáfrica, Queen Island, Egipto, Israel, Brasil, Cuba, Filipinas y otros numerosos países. Probablemente la India tiene más plantaciones comerciales que el total del resto del mundo. Sin embargo, la importancia económica real del mango estriba en el tremendo consumo local que se realiza en cada pueblo y ciudad de las tierras bajas de los trópicos, ya que se trata de una de las plantas más fructíferas de los países tropicales. Esta especie se cultiva en todos los países de Latinoamérica, siendo México el principal país exportador del mundo.

El mango es la fruta más consumida en el mundo, y eso es por una buena razón, una sola probadita de este manjar delicioso con su vibrante color y dulce sabor tropical, y claro está porque el mango ganó se concurso de popularidad mundial.

El verano está aquí y ha llegado con algunos placeres especiales y uno de los más sabrosos son los mangos, es la temporada de magos en Latinoamérica y el Caribe y aquí a Estados Unidos llegan de casi todas partes pero muy especialmente lo mangos frescos de México. Traídos del campo a nuestro mercado en unas cuantas horas, esta fruta fragante y deliciosa estará en su punto de perfección hasta septiembre.

Aunque existan cientos de variedades de mangos, México exporta cinco de ellos a los Estados Unidos. La temporada para los mejores mangos, madurados en los árboles de México, empieza en febrero y sigue hasta mediados de septiembre con su más alta producción de junio a agosto. Lo más importante es que las temporadas de mango de México son en cadena, lo que nos asegura una constante oferta de mangos ultra frescos durante el verano.

Ahora es el tiempo ideal para darse el lujo de los mangos de México con su vibrante pulpa dorada y delicioso sabor tropical. Para disfrutar de su dulzura y jugosidad, asegúrese de que estén maduros. Para madurarlos, déjelos encima de su cocina o si prefiere apresurar el proceso, enciérrelos en una bolsa de papel. No confunda los tonos rojizos causados por el sol con su madurez.

Para saber si un mango está madura puede seguir estos pasos:

• Huela cerca del pedúnculo. Cuando esté maduro, deberá sentir una fragancia de aroma frutal; si el olor es débil, el mango necesita mas tiempo para madurar.

• Presione el mango delicadamente–la mayoría de los mangos se vuelven más suaves cuando están maduros.

• Los mangos no se vuelven más rojos una vez cosechados. Algunas variedades desarrollan tonos amarillentos cuando maduran. Otras, mantienen su color al madurar.

• Una vez maduros, refrigere los mangos para frenar su maduración.

• Para el mejor sabor, coma los mangos a temperatura ambiental.

MANGO FRESCO Y ENSALADA DE FRIJOLES NEGROS CON POLLO ASADO

1/2 taza de vinagreta para ensalada preparada

1/4 de taza de cilantro fresco picado

2 cucharitas de cáscara de limón rayada

6 pechugas de pollo deshuesadas en mitades o chuletas de puerco

deshuesadas, aprox. 2 libras

1 lata (19 onzas) de frijoles negros colados y enjuagados

1/4 de taza de cebolla roja picada

1/4 de taza de jalapeños picados finamente

2 mangos maduros de México

En un plato hondo pequeño combinar la vinagreta, el cilantro y la cáscara de limón. Poner 1/4 de taza de vinagreta y las pechugas de pollo en una bolsa resellable. Mientras tanto, en un plato hondo mediano, combinar los frijoles, la cebolla y los jalapeños (opcional) con el resto de la vinagreta; dejar a un lado. En una tabla para cortar, sostener el mango con uno de los lados delgados hacia arriba. Cortar empezando a 1/4 de pulgada arriba del pedúnculo a lo largo de la semilla para cortar los “cachetes”. Cortar la pulpa en cuadritos, cuidando de no cortar a través de la cáscara. Presionar la cáscara hacia fuera, con un cuchillo o cuchara grande, sacar los cubitos de mango. Pelar el resto del mango, quitar la fruta con un cuchillo y picar. Repetir con el segundo mango. Sacar el pollo de la bolsa resellable y descartar la vinagreta. Asar el pollo hasta que este cocido. Revolver los mangos con la mezcla de frijoles. Servir el pollo con la ensalada de mango y frijoles y si es deseado, con lechugas mezcladas.

RINDE: 6 Porciones (aprox. 3 1/2 tazas)

VARIACIÓN PARA UN DIP: Para convertir la ensalada de mango con frijoles en un dip, mezclar 1 taza de la ensalada con 1/2 taza de salsa o salsa verde ya preparada, servir con tostaditas de tortilla.

PANQUE DE MANGO FRESCO

1 taza de jugo de naranja

1/4 taza de azúcar

1 cucharita de cáscara de limón rayada

1 mango maduro de México

4 rebanadas de (1/2 pulgada de grosor) de panque

(de un paquete de 12 onzas)

1 pinta de helado de vainilla

1/4 de taza de nueces de macadamia o almendras en pedazos

En una cacerola combinar el jugo de naranja, la azúcar y la cáscara de limón. Calentar a temperatura media hasta que hierva, reducir el calor y hervir a fuego lento hasta que espese y quede como jarabe, 12-15 minutos. En una tabla para cortar, sostener el mango con uno de los lados delgados hacia arriba. Cortar empezando a 1/4 de pulgada arriba del pedúnculo a lo largo de la semilla para cortar los “cachetes”. Pelar el resto del mango, quitar la fruta con un cuchillo y picar. Agregar el mango picado al jarabe; dejar a un lado. Con un cuchillo o cuchara sacar la pulpa de un solo pedazo rascando lo mas cerca posible a la cáscara. Rebanar finamente a lo largo de cada cachete de pulpa y después cada rebanada a la mitad. Para montar el postre: Cortar las rebanadas de panque en mitades en diagonal. En cada plato poner un triangulo de panque, ponerle una bola de helado encima. Poner el segundo triangulo en el mismo plato recargándose en el helado. Cucharear 1/4 de taza de jarabe encima del helado; espolvorear las nueces. Adornar con rebanadas de mango y hojas de menta, si lo desea.

RINDE: 4 Porciones

ANTOJITOS DE MANGO FRESCO Y QUESO BRIE

1 Mango maduro de México

32 tostaditas de tortilla (tortilla chips)

8 onzas de queso brie

Hojas de perejil fresco

En una tabla para cortar, sostener el mango con uno de los lados delgados hacia arriba. Cortar empezando a 1/4 de pulgada arriba del pedúnculo a lo largo de la semilla para cortar los “cachetes”. Con un cuchillo o cuchara sacar la pulpa de un solo pedazo rascando lo mas cerca posible a la cáscara. Rebanar finamente cada cachete de mango en 8 rebanadas, cortar las rebanadas a la mitad para obtener 32 rebanaditas. Poner las tostaditas en platos para servir que sean seguro para microondas. Cortar el queso en 32 pedazos. Poner un pedazo de queso en cada tostadita. Calentar cada plato en el microondas hasta que el queso comienza a fundirse 10-30 segundos. Cubrir cada una con una rebanadita de mango y una hoja de perejil. Servir inmediatamente.