El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el republicano Mitt Romney se enfrentaron el martes varias veces en temas de empleo y energía en las primeras etapas de su segundo debate, en el que Obama se mostró agresivo para desafiar a su rival.

Obama se mostró con mucha más energía y claridad que en su primer encuentro hace dos semanas, cuando su apático desempeño fue fuertemente criticado y dio a la campaña de Romney un necesario impulso.

El mandatario acusó reiteradamente a Romney de exponer erróneamente sus políticas en caso de ganar la presidencia, y dijo que las propuestas económicas presentadas por el ex ejecutivo de empresas privadas fueron diseñadas para proteger y apoyar a los ricos a costa de la clase media.

“El gobernador Romney dice que tiene un plan de cinco puntos. El gobernador Romney no tiene un plan de cinco puntos, tiene un plan de un punto. Y ese plan es asegurarse de que la gente más adinerada juegue con un conjunto de reglas diferentes”, sostuvo.

Romney acusó a su rival de liderar una economía estancada. “La clase media ha sido aplastada durante los últimos cuatro años y los empleos han sido demasiado escasos”, dijo el ex gobernador de Massachusetts.

“Yo sé lo que se necesita para hacer funcionar esta economía”, declaró Romney. “Sé lo que se necesita para crear buenos empleos nuevamente”, agregó.

El debate en la Universidad Hofstra en Hempstead, Nueva York, tuvo un formato más íntimo con público, en el que más de 80 votantes indecisos del condado Nassau de Nueva York pudieron hacer preguntas a los candidatos.

Ambos candidatos pudieron recorrer el escenario para hablar directamente con el público y en momentos se rodearon uno al otro con recelo como boxeadores peleando por el título.

Romney se acercó a Obama en un momento para preguntar reiteradamente si las licencias y permisos del sector energético para las perforaciones en tierras federales se han reducido durante su Gobierno.

También en materia petrolera, Rommey destacó la necesidad de que Estados Unidos sea “independientes de Países Árabes y Venezuela”.

El desempeño Romney en el primer debate lo ayudó a revertir su desventaja en las encuestas, y sondeos recientes han indicado que la carrera por la Casa Blanca está en un empate virtual a apenas tres semanas de la elección del 6 de noviembre.

Obama parece haber detenido su descenso en los sondeos después del debate anterior. En un sondeo diario de Reuters/Ipsos, Obama ganó terreno el martes sobre Romney por tercer día consecutivo, liderando con un 46 por ciento de la intención de voto, frente a un 43 por ciento de Romney.

Pero un sondeo de Gallup/USA Today publicado el martes mostró que Romney supera a Obama por 4 puntos porcentuales entre los posibles votantes en 12 estados en disputa.

Obama rechazó la idea de que Romney es partidario de hallar nuevas formas de energía como el carbón y gas natural.

“Cuando usted fue gobernador de Massachusetts, usted se paró frente a una planta de carbón y la apuntó y dijo, ‘esta planta mata’ y se enorgulleció mucho por haberla cerrado. Y ahora, repentinamente, usted es un gran defensor del carbón”, dijo Obama.

Romney, un antiguo directivo de una empresa de capital riesgo acusado con frecuencia de no conectar con el ciudadano de a pie, se mantuvo a la ofensiva, pero frecuentemente pidió al moderador más tiempo para responder a Obama.