Las estrategias que utilizarán para comercializar el café guatemalteco en mercados que exigen mayor calidad y cómo aprovechar el furor por los denominados “cafés especiales” en Japón y Estados Unidos son temas que tratarán los productores del aromático en su 15 Congreso Anual denominado “Produciendo con calidad competimos en el mundo”.

“Soy partícipe de un sector que no está dispuesto a ver hacia atrás”, expresó el presidente de la Asociación Nacional del Café José López, al inaugurar el evento y haciendo referencia a los aciagos años anteriores, cuando el quintal del grano se cotizó a menos de 30 dólares.

Agregó que el desafío en adelante consiste en “trabajar con las oportunidades que descubrimos en los momentos más difíciles”, en los que sacrificaron un millón de quintales de producción que no llenaban los estándares de calidad.

Las condiciones han cambiado tanto a nivel internacional como interno para los cafetaleros que hasta la fecha han conseguido negociar un 25% de su producción con compradores que no participan en la bolsa de valores que fija los precios.

“El objetivo es que en cinco años podamos tener el 85% de nuestro café fuera de la bolsa”, explicó López en rueda de prensa, lo que representaría obtener precios que reconozcan la calidad del aromático producido en esta nación.

Pero otras cosas cambiaron, como el apoyo gubernamental. Desde hace tres años el presidente de la República no asistía a la inauguración de este evento anual, el ahora gobernante Oscar Berger y su vicepresidente Eduardo Stein no solo asistieron sino ofrecieron todo su apoyo.

“El café ha sido y es un pilar de la economía guatemalteca, una fuente de divisas sin las cuales nuestra economía se enfrentaría a serios problemas” manifestó el mandatario que abundó en alabó la valentía de los empresarios que lo escuchaban.

El ministro de Agricultura Alvaro Aguilar anunció que analizan modificar favorablemente para los caficultores las condiciones con las que recibieron 51 millones de dólares en préstamos a través de un fideicomiso creado para que superaran la crisis que los agobió en el 2002, cuando los precios de la bolsa se derrumbaron.

Además, dijo que tienen disponibles otros 50 millones de dólares que serán distribuidos este año entre los cafetaleros con contratos de hasta cinco años de gracia y tasas de interés más bajas a los 10,5% pactados con los favorecidos antes.

“Hoy por hoy estamos felices porque se reconoce la calidad de Guatemala que se mantiene persistentemente”