La tormenta tropical Hermine, que tocó tierra el viernes en la madrugada como huracán, atravesó Georgia y avanzó hacia la costa atlántica de Estados Unidos tras causar un muerto y dejar casi 300.000 personas sin electricidad en Florida.

El gobernador del estado, Rick Scott, dijo que un hombre sin hogar fue golpeado por un árbol y murió. No hay reportes de heridos, pero reiteró que casi 300.000 personas quedaron sin electricidad en el norte del estado, que enfrenta inundaciones, caída de árboles, ramas, postes de luz y escombros.

Por ello, Scott pidió a las poblaciones más afectadas que salgan lo menos posible a la calle, tomen las mayores precauciones y no conduzcan si no es estrictamente necesario.

Florida se halla hoy inmersa en tareas de recuperación tras el paso de Hermine, que tocó tierra como huracán de categoría 1 en el noroeste del estado y produjo una muerte, además de inundaciones, escombros y la caída de postes de electricidad.

El gobernador de Florida, Rick Scott, emprendió  visitas de reconocimiento a poblaciones por donde pasó el ciclón, como Tallahassee, Steinhatchee y Cedar Key, en las que aún hay calles anegadas, infraestructura dañada, así como árboles y tendido eléctrico caído.

“Sabemos que Florida es resistente. Nos hemos reconstruido antes y nos volveremos a reconstruir”, señaló el gobernador en un comunicado.

Scott invocó a la población local a permanecer “vigilantes” y no descuidar medidas de precaución mientras recogen los escombros ocasionados por Hermine, que hoy acabó con un periodo de once años en el que Florida no era impactada por el paso de un huracán.

“Solo porque afuera es despejado no significa que es seguro”, indicó el gobernador, tras advertir sobre la presencia de fuertes corrientes en el mar y las previsiones de intensas lluvias en el área de la Bahía de Tampa, en el centro del estado, este fin de semana en el que EE.UU. celebra el Día del Trabajo (Labor Day).

Hermine tocó tierra con vientos máximos sostenidos de 80 millas por hora (130 km/h) en la localidad de St. Marks, en el condado Wakulla, en donde hasta el momento el 91 % de la población se halla sin energía eléctrica.

En el condado León, donde se asienta la capital Tallahassee, el 65 % no tiene luz eléctrica, mientras que el 68 % de los residentes del condado Taylor se hallan a oscuras.

Las fuertes lluvias y vientos afectaron a 96.000 clientes de la zona de la compañía Florida Power & Light (FPL), aunque hasta el mediodía de hoy solo quedaban 10.000 sin suministro eléctrico, según la eléctrica.

Por su parte, Duke Energy Florida restauró el suministro a más de 146.000 hogares y locales, aunque hacia la tarde de hoy unos 57.000 clientes aún sufren cortes de luz, de acuerdo a la propia compañía.

La pérdida de electricidad como consecuencia del paso de Hermine ocasionó que la bahía de Hillsborough, cerca de Tampa, recibiera aguas semi-tratadas y residuales, según el diario Tampa Bay Times.

En las zonas afectadas, más de 50 refugios se mantienen abiertos, mientras que las escuelas y oficinas públicas aún se mantienen cerradas.