El ELN, única guerrilla activa de Colombia y con la que el gobierno negocia la paz, es el principal sospechoso de la explosión cerca de la plaza de toros de Bogotá que dejó 26 heridos, dijo este lunes el alcalde capitalino.

“Sí, esa es una de las hipótesis más fuertes”, dijo el mandatario local, Enrique Peñalosa, tras ser preguntado sobre la posible autoría del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en el ataque del domingo cerca de la plaza de toros La Santamaría.
El alcalde sostuvo que la explosión tiene similitudes con otras registradas el año pasado en la capital colombiana, en las que se responsabilizó al grupo rebelde, que el 7 de febrero instaló en Quito diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos para superar medio siglo de conflicto armado.

“Si quieren de cualquier manera incidir por alguna razón en el proceso de las negociaciones, pues tenemos que estar todos muy alertas porque pueden estar interesados en hacer otros atentados”, afirmó Peñalosa.

Por su parte, el ELN, alzado en armas contra el Estado en 1964 y con 1.500 combatientes según cálculos oficiales, aseguró este lunes que ninguna de sus estructuras se ha responsabilizado del hecho.

“Hasta este momento ninguna de las estructuras del ELN se reivindica la acción de ayer en Bogotá”, indicó en su cuenta en Twitter.
El artefacto explosivo, activado de forma remota a través de un celular, contenía hasta 1,5 kilos de amonal con metralla, indicó la Policía de Bogotá.

“Esperamos tener resultados muy pronto” sobre la investigación, señaló Peñalosa.
Con las negociaciones con el ELN, el gobierno de Santos busca “la paz completa”, tras el acuerdo firmado en noviembre con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), principal y más antigua guerrilla del país.