La recuperación de la memoria de corto plazo es factible gracias a la estimulación magnética intracraneal. Esta semana, en la revista Science, investigadores de las universidades de Notre Dame y Wisconsin (EE.UU.) han tratado de avanzar en la comprensión del funcionamiento de este tipo de memoria e incluso han sido capaz de manipularla, cita un artículo de El País de España.

En este estudio se muestra que las memorias a corto plazo mantienen la posibilidad de ser recuperadas aunque no estén activas las neuronas asociadas a ellas.
En este estudio se muestra que las memorias a corto plazo mantienen la posibilidad de ser recuperadas aunque no estén activas las neuronas asociadas a ellas.

Los científicos realizaron una serie de experimentos para determinar lo que sucede en nuestro cerebro y en cómo utilizamos la memoria a corto plazo en nuestra vida diaria.

Los investigadores presentaron a los voluntarios del estudio tres tipos de estímulo: caras, palabras o puntos en movimiento. A través de un sistema de fMRI, un tipo de resonancia que permite observar la actividad del cerebro en tiempo real, identificaron las regiones del cerebro implicadas en el procesamiento de cada estímulo.

“Esto muestra que el cerebro sigue procesando a nivel latente las palabras aunque no haya una activación continua de las neuronas”, señala David Bartrés-Faz, investigador del BBSLab de la Universidad de Barcelona. Esto iría en contra de la teoría actual que considera que esas neuronas deberían permanecer activas para que se mantuviese la memoria de corto plazo. Si la memoria va a ser relevante para el sujeto, se puede recuperar.