Por Sor Elena

El pueblo venezolano carece de medicamentos por insensibilidad del gobierno que no permite medidas que resuelvan la situación.

Hoy en la madrugada falleció Samuel Becerra, de 12 años de edad, en el Servicio de Nefrología del Hospital JM de los Ríos. Era uno de los 18 niños que se contaminaron en la diálisis que se debe realizar para depurar su organismo porque sus riñones no funcionaban desde hace 8 años.

Fue diagnosticado con el germen pseudomona, que no cedía, y su madre declaró hace dos días que lo estaban tratando con un antibiótico vencido.

La muerte de Samuel se suma a la de Raziel Jaure, de 10 años de edad, el pasado 3 de mayo, quien estaba contaminado con el germen klebsiella en el mismo servicio.

La fiebre de los primeros 15 niños coincidió con la falta de mantenimiento de la máquina de hemodiálisis hace dos meses, pero luego de realizada la labor de purificación se afectaron otros 3 pacientes. Durante mes y medio los niños han sido tratados con antibióticos donados y algunos pocos que ha suministrado el hospital, por lo que su tratamiento ha sido intermitente y la infección no ha cedido.

“Tienen consumiendo antibióticos mucho tiempo. Son gérmenes multi resistentes que ameritan antibióticos de alto espectro y de una generación más nueva. Unos los han donado y otros los da el hospital. Estos niños no responden porque la contaminación está en el área.

En el contexto de la Semana de la Vacunación de las Américas 2017, una fecha que países como Ecuador, Panamá y Colombia celebran porque están muy bien surtidos, en Venezuela, en cambio, hay en este momento un grave déficit de vacunas que afecta tanto al sector sanitario público como al privado. Así lo denunció el presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría (SVPP), Huníades Urbina Medina, quien explicó que el esquema de inmunizaciones que mantiene el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) está desfasado en relación con la crisis epidemiológica actual.

José Manuel Olivares, diputado a la Asamblea Nacional por la Mesa de la Unidad Democrática, denunció este sábado que una paciente murió en la Maternidad Castillo Plaza de Maracaibo (Zulia) cuando falló la planta eléctrica mientras le realizaban una operación.

“Maternidad Castillo Plaza en Zulia, histerectomía de emergencia a las 9:13 pm, la planta no responde y fallece la paciente a las 9:40 pm”, publicó el parlamentario vía Twitter.

El director del diario La Voz, Emilio Materán, confirmó la información por las redes sociales. “Un apagón dejó sin luz a la maternidad Armando Castillo Plaza en Maracaibo. Una mujer murió. No arrancó la planta”.

La falta de alimentos ha llevado a los venezolanos a comer desechos de alimentos que recogen, para resolver su situación alimentaria, de los camiones recolectores de basura o de lugares donde se depositan los desperdicios. De acuerdo a estadísticas de organismos privados 3 millones de ciudadanos están bajo estas condiciones.

Un niño de dos meses de nacido llamado Andrés Quintana murió en el Hospital Clínico Universitario luego de un paro respiratorio ocasionado por una mala nutrición. El bebé pesaba dos kilogramos.

El pequeño se encontraba en un cuadro de salud crítico de desnutrición, desde que ingresó al centro de salud hace una semana.

El recién nacido presentaba una diarrea “muy severa” al momento de ser hospitalizado. En las redes sociales varias fundaciones sin fines de lucro intentaron ayudar al recién nacido; sin embargo, debido a su situación de salud no resistió.

Cáritas de Venezuela informó que en enero y febrero de 2017 de 787 menores de 5 años de edad, 80 padecen desnutrición moderada (10,2%), 94 tienen desnutrición leve (12%) y 205 están en riesgo de desnutrición (26%), porque están bajos de peso. El grupo de niños con menos de 2 años de edad es el más afectado: 46% estaba en ese rango de edad y 15% tiene menos de 6 meses.

Con respecto a las gestiones mas recientes realizadas por la OEA en relación al conflicto venezolano figura el que los representantes de los 34 países escucharon un crítico informe en donde Almagro pidió tomar las medidas para restablecer el orden democrático en Venezuela, de acuerdo a la Carta Democrática de la OEA. La sesión quedó abierta y aún no se llamó a votación para decidir si se prosigue el camino que indica la Carta Democrática, ante alteraciones del orden democrático y constitucional. Pueden optar dos caminos: gestiones diplomáticas y suspensión del Estado Miembro de la OEA.

El informe describe una situación venezolana en donde no hay democracia y existe irrespeto a los derechos humanos, pobreza, corrupción y desconfianza de la población tanto en sus autoridades policiales como en su sistema judicial. Al final, Almagro pide al Consejo Permanente de la OEA establecer una comisión contra la corrupción.

Veinte países votaron a favor de aplicar sanciones: Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Costa Rica, Panamá, Belice, México, Uruguay, Paraguay, Perú, Colombia, Argentina, Canadá, Chile, Brasil, Barbados, Bahamas, Surinam, Guyana y Jamaica.

Y estuvieron en contra de las medidas y brindaron su apoyo al desgobierno venezolano El Salvador, junto a la propia Venezuela, República Dominicana, Nicaragua, Haití, Ecuador, Bolivia, Dominica, San Vicente y las Granadinas, San Kitts y Nevis.

Ante los ojos de quienes están en la lucha por la democracia, libertad y recuperación de las instituciones del país los hace cómplices y responsables de todo lo que está aconteciendo y pueda acontecer.

En su mayoría quienes han manifestado su apoyo a la oposición venezolana ha quedado en eso apoyo de palabra, preocupación ante los últimos sucesos, reuniones, consultas pero nada en concreto, así vemos como entre otros, el gobierno de Uruguay ha expresado su preocupación por la radicalización de la crisis política en Venezuela y el drama social que se vive en ese país, pero sigue manteniendo la postura de no sancionar al gobierno de Nicolás Maduro, según el canciller Rodolfo Nin Novoa.

“En Venezuela se produce una escalada del conflicto, con una radicalización que nos llena de preocupación”, expresó el ministro durante una interpelación en el Parlamento. Como ejemplos, citó la tendencia a la militarización de la sociedad venezolana y el juzgamiento de civiles por parte de tribunales militares, un hecho que se conoció en las últimas horas y que ha despertado condenas de ONG defensoras de los derechos humanos y la Organización de Estados Americanos.

Los enjuiciados fueron detenidos en los últimos días en el estado Carabobo, donde ocurrieron fuertes protestas y saqueos. Los hechos acontecieron durante el llamado Plan Zamora, un operativo de seguridad que echó a andar Nicolás Maduro cuando empezaron las manifestaciones contra su gobierno que ya llevan 38 muertos en 40 días en el país. El secretario general de la OEA, el ex canciller de Uruguay, Luis Almagro, dijo el martes que esa es una práctica de las dictaduras.

Pero, Interpelado por la oposición, Nin Novoa rechazó llamar dictadura o democracia a Venezuela.

En América Latina se han vivido varios procesos en los que la intervención de los organismos internacionales tuvieron que tomar decisiones que en su momento fueron necesarias y que cambiaron el curso de la historia en diferentes países como es el caso quizás, los más recientes de estos dos:

Se conoce como Invasión de Panamá al operativo militar realizado por el ejército de los Estados Unidos de América el miércoles 20 de diciembre de 1989 con el propósito de capturar al general Manuel Antonio Noriega, Gobernante de facto de Panamá, quien era requerido por la justicia estadounidense acusado del delito de narcotráfico, así como neutralizar las Fuerzas de Defensa de Panamá, milicia bajo las órdenes de Noriega. El operativo fue denominado Operation Just Cause (Operación Causa Justa) por el comando militar estadounidense.

La invasión norteamericana a Panamá, la madrugada del 20 de diciembre de 1989, fue la culminación y desenlace de un proceso de crisis política, económica y social que se originó varios años antes. La década de 1980 estuvo marcada, en Panamá, por las crecientes luchas obreras y populares que se enfrentaron a los distintos gobiernos del régimen militar, a sus planes eco­nómicos, a su origen antidemocrático y a sus medidas represivas.

Más tarde, le tocó su turno a Honduras donde el entonces presidente Manuel Zelaya había convocado a un polémico referendo no vinculante, sobre la posibilidad de establecer una asamblea constituyente para reformar la Carta Magna del país.

La consulta había sido calificada de “farsa” por el Congreso, el poder judicial y sectores del ejército, quienes acusaban al presidente de querer cambiar el marco jurídico para poder reelegirse y perpetuarse en el poder, algo que él negó.

En ambos casos y para bien de sus pueblos, mal que bien, ambos gozan de democracia.

Los venezolanos llevan 40 días dando la lucha en las calles, lucha que ya ha dejado sus mártires y sabrá Dios cuántos más si no se frena la situación

La dirigencia opositora y la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio San Ignacio de Loyola realizan hoy jueves una marcha en honor al joven Miguel Castillo, quien fue asesinado por un fuerte impacto en la zona intercostal este miércoles durante una manifestación.

La movilización partió a las 10:00 am desde el colegio San Ignacio de Loyola en Chacao, donde estudió Castillo, y tendrá como punto de llegada Las Mercedes.

Castillo la victima #38 recibió un fuerte impacto en la zona intercostal; fue auxiliado por otros manifestantes y trasladado hasta la Policlínica de Las Mercedes, donde falleció. La muerte fue confirmada por el alcalde del municipio Baruta, Gerardo Blyde.

Esperamos con el favor de Dios que el número de caídos en esta lucha no quede como una estadística más, que sus muertes no sean en vano….que muy pronto veamos un nuevo amanecer para Venezuela.