McDonald’s anunció este lunes la venta por 2.080 millones de dólares del 80% de sus operaciones en China continental y en Hong Kong, aunque quiere seguir extendiendo su red de restaurantes bajo franquicia.

El gigante estadounidense de la comida rápida venderá así 1.750 restaurantes que tenía en el país a un consorcio chino y al fondo Carlyle.
El gigante estadounidense de la comida rápida venderá así 1.750 restaurantes que tenía en el país a un consorcio chino y al fondo Carlyle.

El consorcio chino con participación estatal Citic y el fondo de inversión estadounidense tendrán una participación del 80% en una nueva compañía que a partir de ahora administrará las franquicias de McDonald’s en la China continental y en Hong Kong.

Citic controlará el 52% de la coempresa, Carlyle un 28% y McDonald’s conservará el 20% por un periodo de veinte años, anunciaron las compañías en un comunicado común.

“Trabajando juntos vamos a desbloquear un crecimiento todavía más rápido”, dijo el consejero delegado de McDonald’s, Steve Easterbrook, que apuesta por el peso financiero de sus nuevos socios para renovar y extender su red.

Citic, un gran conglomerado controlado por el Estado con intereses en los sectores de la energía, la industria o el sector inmobiliario, justificó la compra para ampliar su presencia en el sector del consumo “que se convertirá en el principal motor de la economía china en las próximas décadas”.

“Los recursos de Citic y de Carlyle permitirán a McDonald’s expandirse rápidamente y renovar viejos restaurantes, que siempre es caro”, dijo el analista Ben Cavender, de China Market Research Group, a Bloomberg News.

El líder mundial de la comida rápida, conocido por su “Big Mac” espera poder abrir otros 1.500 restaurantes en China en los próximos cinco años, apoyándose en el rápido crecimiento de la clase media y en la urbanización de las ciudades medianas, donde todavía está poco implantado.

China sigue siendo un mercado crucial para McDonald’s. “La población activa china es más grande que las de Estados Unidos y Europa juntos. A medida que aumentan sus ingresos la gente gasta más en ocio y comida fuera de sus casas”, indicó la compañía.

La venta forma parte de un giro en la estrategia internacional de McDonald’s para hacer frente a la caída de ventas en países como Francia o Estados Unidos.

En 2016 McDonald’s tenía unos 2.400 restaurantes en China continental y 240 en Hong Kong, pero menos de un tercio eran franquicias.

Con más de 5.000 restaurantes KFC y 1.600 Pizza Hut, Yum China (filial de la estadounidense Yum Brands) sigue siendo la primera cadena de comida rápida occidental en el gigante asiático.

Además McDonald’s, presente en el país desde 1990, tiene que enfrentarse no sólo a marcas estadounidenses como Subway o KFC sino a también a rivales asiáticos y chinos, que apuestan por los descuentas o las especialidades locales para atraer a sus clientes.