Palaos,cuyo nombre oficial es República de Palaos, es un país insular compuesto por cerca de trescientas cuarenta islas de origen volcánico y coralino en el mar de Filipinas. Dentro de las potencias coloniales que controlaron u ocuparon el archipiélago figuran los imperios español, alemán, japonés y estadounidense. Se independizó de Estados Unidos en 19943 y es uno de los países más recientes y menos poblados del mundo, pues cuenta con alrededor de 20 000 habitantes. Su capital es Ngerulmud y su ciudad más poblada es Koror. Además es un país que vive del turismo; pero que ahora quiere que éste sea más selectivo.

Cómo estrategia económica puede parecer contraproducente, pero el gobierno de Palaos quiere que cada vez menos turistas visiten sus idílicas playas.

Su presidente, Tommy Remengesau, acaba de presentar un proyecto de ley parasólo permitir la construcción de hoteles de 5 estrellas en esta parte de Micronesia.

Es lo que se conoce como “moratoria turística”: apostar por la llegada de menos turistas pero con alto poder adquisitivo: menos personas que dejen más dinero.

Y, al mismo tiempo, garantizar que los inversionistas contribuyan con el desarrollo armonioso de la pequeña nación del Pacífico, compuesta por unas 250 islas.

“Si hay nuevas infraestructuras que construir, como abrir carreteras, los inversionistas tendrían que hacerlo por su cuenta”, explicó Remengesau.

“A cambio les daríamos los incentivos y exenciones fiscales necesarias”, agregó el mandatario, según declaraciones recogidas por Radio Nueva Zelanda.

Lo más interesante del caso es que Palaos depende significativamente del turismo, responsable por aproximadamente el 85% del PIB de esta nación de 20.000 habitantes.

Pero, en los últimos años, los pobladores del archipiélago se han quejado de que el flujo de visitantes ha saturado los sitios más populares, dañado los arrecifes coralinos y molestado a la vida salvaje.

Snorkeling at the rock arch, Palau Photography property of the Palau Visitors Authority
Snorkeling at the rock arch, Palau
Photography property of the Palau Visitors Authority

El mayor crecimiento de visitantes se ha producido entre los grupos de viajeros organizados que llegan de China.

Y, de hecho, ya en 2015 el gobierno había anunciado que reduciría a la mitad del número de vuelos chárter que llegan desde el gigante asiático.

Remengesau, sin embargo, quiere ir todavía más lejos. Y su apuesta es convertir al país en un sinónimo de turismo de lujo.

El presidente ha dicho que la ley privilegia “la calidad por encima de la cantidad”y también ha dejado en claro que Palaos quiere atraer sólo a gente dispuesta a gastar en grande.

Pero también insiste en que el objetivo final es que el desarrollo de las islas se produzca respetando al medio ambiente y a sus habitantes.

“¿Queremos controlar el crecimiento o que el crecimiento nos controle?”, les preguntó el mandatario a un grupo de periodistas locales, según la publicaciónMarianas Variety.

“Hay una forma correcta de hacer las cosas y una forma equivocada”, le explicó a los reportero, para luego destacar que, en materia de desarrollo, “los mejores lugares del mundo son aquellos que se han integrado al medio ambiente”.