Siete personas asesinadas en una fiesta familiar en Guerrero (sur), seis cabezas humanas halladas en Michoacán (oeste) y nueve personas muertas en Chihuahua (norte). Los crímenes ocurrieron en estados claves del narcotráfico en México, el pasado domingo, en medio de celebraciones por Navidad.

Los muertos de Guerrero eran una mujer y seis hombres de entre 24 y 54 años de edad, que estaban celebrando la Navidad. Eran tres hermanos, su padre, su tío, así como un hombre y una mujer que eran invitados. Además, dos de los fallecidos son dos policías de Atoyac y otro agente de la Policía estatal, según un informe policial.

Entre los 9 asesinados en Chihuahua 5 eran mujeres y 3 de ellas fueron previamente torturadas, y un hombre cuyos restos desmembrados fueron encontrados en un baúl abandonado en plena calle.

En el caso de Michoacán, junto a las cabezas se encontró un mensaje amenazante firmado por NFM, como se identifica al cartel Nueva Familia Michoacana, indicando que las víctimas habrían pertenecido al cartel CJNG (Jalisco Nueva Generación) y por eso las mataron.

La violencia del narcotráfico y los enfrentamientos entre sí y con las fuerzas de seguridad se han recrudecido en el cuarto año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que había prometido abatir el alto índice de homicidios que heredó de su antecesor, Felipe Calderón.

Excepto diciembre, mes del cual aún no hay cifras, en los 11 meses del 2016 se han registrado 20.858 muertos en México, el año más violento para Peña Nieto, según cálculos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, publicó elpais.com.

La cifra supera las 18.673 víctimas de 2015 y las 17.324 de 2014, cuando el sistema comenzó a contar el delito, refiere el medio.

Noviembre aparece como el quinto mes más violento de 2016, con 2.018 asesinatos, 25% más que los registrados en el mismo periodo de 2015.

La violencia ha aumentado en 24 de los 32 estados de México. Colima, pequeño estado del Pacífico, por ejemplo, ha sido el más sangriento durante 12 meses consecutivos, tiene la tasa de crímenes más alta del país con 89 por cada 100.000 personas. Las muertes violentas se incrementaron en un 300% en esta zona, en donde se registran enfrentamientos entre el cartel Jalisco Nueva Generación y otros grupos criminales.

Guerrero es otro de los estados con alto índice de asesinatos. Un reporte de febrero pasado contabilizó que se cometían un promedio de 6 ejecuciones por día, paradójicamente en esta región hay fuerte presencia de tropas militares y corporaciones policiacas, publicó proceso.com.mx.