OMT condena decreto migratorio de Donald Trump y teme caída del turismo en Estados Unidos
Las políticas de inmigración del gobierno del presidente Donald Trump están dañando el turismo internacional hacia Estados Unidos, afirmó el jueves una cámara industrial.

La Asociación de Agencias de Viajes de Estados Unidos, una organización sin fines de lucro, señaló en un comunicado que existen "signos crecientes de un amplio efecto de congelamiento en la demanda de viajes internacionales a Estados Unidos".
La Asociación de Agencias de Viajes de Estados Unidos, una organización sin fines de lucro, señaló en un comunicado que existen “signos crecientes de un amplio efecto de congelamiento en la demanda de viajes internacionales a Estados Unidos”.

Lindsay Walters, vocera de la Casa Blanca, refutó la aseveración y dijo que “toma varios meses para que sean procesadas y publicadas las estadísticas mensuales de llegadas internacionales. Afirmar que el decreto ha tenido un impacto en los viajes sería prematuro”.

Pero la declaración de la asociación se sumó a un creciente coro de preocupación de la industria de viajes respecto al impacto de las políticas del gobierno de Trump sobre el turismo.

A inicios de esta semana, la agencia de turismo NYC & Company modificó su pronóstico para 2017 para predecir una baja en las visitas de turistas internacionales a la ciudad de Nueva York, con 300.000 visitantes menos en comparación con 2016. Sería el primer descenso en visitas a Nueva York desde el inicio de la recesión en 2008.

La Oficina de Convenciones y Visitantes de Filadelfia dijo esta semana al periódico Philadelphia Inquirer que había perdido una reunión internacional de 3.000 asistentes que decidieron ir a Canadá o México.

Y ForwardKeys, que rastrea reservaciones de viajes, reportó en febrero que las tendencias de reservaciones a Estados Unidos han bajado 6,5% en comparación con el mismo período del año pasado.

“Es conocido como el Desplome Trump”, escribió el mes pasado el especialista en viajes Arthur Frommer en Frommers.com. Lo calificó como “una consecuencia no intencional de los esfuerzos dirigidos por Trump para impedir que muchos musulmanes vengan a Estados Unidos”, lo que ha dado como resultado “una caída brusca en el turismo extranjero a nuestra nación que pone en peligro empleos e ingresos turísticos”.

Roger Dow, presidente y director general de la Asociación de Agencias de Viaje de Estados Unidos, dijo que existe preocupación de que muchos viajeros internacionales han interpretado las políticas de Trump como que “quiere desalentar a los visitantes internacionales en general, no sólo a aquellos que representan un riego de seguridad”.

La prohibición inicial de Trump al ingreso de ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen fue suspendida después de la orden de un tribunal, pero se espera pronto un decreto modificado sobre visas e inmigración.