El gobierno del presidente Donald Trump apoyó la propuesta republicana para eliminar y reemplazar la ley sanitaria firmada en 2010 por su predecesor, Barack Obama, y conocida como Obamacare, pese al escepticismo que ha despertado el plan en algunos legisladores.

En una reunión en la Casa Blanca con parte del liderazgo republicano en la Cámara Baja, Trump se declaró “orgulloso” de apoyar el plan presentado el lunes e impulsado por los congresantes Greg Walden y Kevin Brady, sobre el que dijo que sigue las “directrices” que él presentó en su discurso ante el Poder Legislativo de hace una semana. De acuerdo con Trump, el nuevo plan de salud,que espera se apruebe “muy rápidamente” en el Congreso, reducirá los costos de la atención médica y expandirá las opciones de los pacientes.

Poco antes de las declaraciones del mandatario, el secretario de Salud, Tom Price, compareció ante los periodistas en la Casa Blanca para defender los esfuerzos hacia la derogación del Obamacare. “El objetivo de todo esto es un cuidado de la salud centrado en el paciente”, enfatizó Price.

La propuesta desmantela las disposiciones básicas del Obamacare, incluido los subsidios para ayudar a la adquisición de seguros médicos y la expansión del Medicaid, programa para el acceso sanitario a la gente de bajos recursos.

También termina con los mandatos de adquisición de coberturas, que obligaban a los ciudadanos que no tenían ningún tipo de seguro a comprar uno si no querían ser multados. También pretende generar un sistema de créditos fiscales para incentivarlos a comprar seguros médicos, y eximir a las empresas de tener que ofrecer una alternativa de cobertura a sus empleados.

No obstante, la propuesta ya ha encontrado detractores en las propias filas republicanas: por un lado, de los legisladores más moderados cuyos estados se vieron beneficiados con el Obamacare; y por otro, de los más conservadores como el senador Rand Paul, que la ven como una versión light del sistema actual. Algunos de los miembros del Freedom Caucus, compuesto por loslegisladores más a la derecha en el Partido Republicano, expresaron su desacuerdo con la propuesta y reivindicaron que se derogue el Obamacare y se presente un reemplazo.

El republicano Jim Jordan anunció que hoy expondrá un proyecto de ley que apoyarán “todos y cada uno de los republicanos”, porque ya fue respaldado por la bancada conservadora hace 15 meses y se trata de un texto que “sí desmantela” elObamacare.

Además, el gobierno estadounidense evalúa separar de sus familias a los niños que crucen irregularmente la frontera entre México y Estados Unidosy sean detenidos por la patrulla fronteriza, declaró un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional. “Eso es algo que el Departamento está considerando”, dijo. En una entrevista con CNN el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, anunció que consideran cambiar la política actual, que permite a padres e hijos pasar juntos tres semanas bajo custodia, aunque pasados 21 días los niños tienen que ser liberados. Con la nueva propuesta, los papás permanecerían en custodia en centros de detención para inmigrantes y los niños pasarían directamente al cuidado de los servicios sociales, mientras buscan a un pariente o una familia en Estados Unidos que quiera acogerlos. La propuesta está destinada a desalentar la inmigración irregular.