Roger Noriega, ex subsecretario de Asuntos Hemisféricos de Estados Unidos, aseguró que durante la gestión de Barack Obama el Departamento de Estado maniobró para ayudar a la estabilización del gobierno de Nicolás Maduro. Afirmó que el organismo bloqueó sanciones contra líderes chavistas presuntamente involucrados en el narcotráfico y promovió el diálogo que debilitó a la oposición venezolana.

En una entrevista con a El Nuevo Herald, Noriega explicó que funcionarios de la Agencia Estadounidense Antidrogas y del Departamento del Tesoro habían tratado previamente de adoptar sanciones por narcotráfico contra Tareck el Aissami, vicepresidente de la República, pero las medidas solo pudieron ser aplicadasdespués de que Donald Trump asumió la Presidencia.

“Hubo una estrategia de diplomáticos de alto rango (durante la gestión de Obama) que buscaba favorecer la estabilidad del gobierno de Venezuela a costo de la seguridad de Estados Unidos”, aseveró Noriega.

Sostuvo que no todos los miembros del gobierno de Obama estaban de acuerdo con esta estrategia: “En las últimas semanas me he reunido con funcionarios que formaban parte del equipo de Barack Obama que no podían entender que era lo que el Departamento de Estado estaba tratando de hacer. Algunas de estas personas, que habían estado a favor de las sanciones, estuvieron cuestionando la ejecución de un diálogo con Maduro… Ellos no querían tener un colapso en Venezuela que después pudiese haber sido interpretado como un fracaso. Pero la consecuencia de eso fue que permitieron que la situación se deteriorara económicamente y políticamente”.

El diplomático se preguntó por qué el gobierno estadounidense no ha hecho nada con respecto al diputado Diosdado Cabello: “Él ha sido nombrado como uno de los mayores capos de la droga en el país, pero aún no ha sido designado. ¿Quién es el que lo está protegiendo?”.

“La acción del Tesoro es un buen inicio, pero tiene que ser implementada en el marco de una estrategia diplomática para trabajar con vecinos y lograr que Venezuela sea obligada a cumplir con sus viejos compromisos de respetar los principios democráticos y el respeto de los derechos humanos”, concluyó.

A principios de semana el Departamento del Tesoro impuso sanciones al vicepresidente de Venezuela, Tarek el Aissami, por su presunta vinculación con el narcotráfico. Las acciones también fueron impuestas a un supuesto socio de El Aissami, Zamarck López. La instancia estadounidense publicó un comunicado en el que señala a 13 empresas vinculadas con ambos.