En Venezuela en 2016: Se necesitaban 200.000 firmas para solicitar un Referendum revocatorio presidencial que figura en la constitución. Se reunieron más de 1.800.000 firmas.
Después de muchos meses y muchas trampas (si, trampas, invalidaron las firmas con criterios discrecionales y siguiendo procedimientos no reglados), el Consejo Nacional Electoral (CNE) decidió no hacer el referendum.
2016: En diciembre debían celebrarse elecciones regionales. El CNE las suspendió sin explicaciones ni nueva fecha.
2017: Nicolás Maduro presentó las bases comiciales (anticonstitucionales) de su Constituyente ante el CNE y 5 horas más tarde este organismo le ponía fecha a la constituyente: finales de julio. Las regionales tienen fecha tentativa (dic.2017)… pero el proyecto de constituyente (inconstitucional) presentado no señala lapsos (se pueden pasar 10 años haciendo la constitución), pueden cambiar la estructura del Estado y suprimir gobernaciones y alcaldías, pueden ilegalizar los partidos. Y lo peor, violando la constitución vigente, sectorizan y territorializan el voto, anulando el referéndum consultivo nacional (voto universal, directo, libre y secreto) que es el único mecanismo constitucional para convocar una constituyente.
Esta es una más de las razones por las que los venezolanos protestan: los poderes en Venezuela no son autónomos ni independientes, y atropellan la constitución y la participación popular con total impunidad y descaro.
Estamos tratando de difundir lo que pasa en Venezuela.

Me gustaMostrar más reacciones

Comentar