esposados_manos atrasPor Jesús D Mez Madrid
Está muy de moda la información sobre el tiempo. Aparte de otras cosas, ahora, con estos fríos y con las borrascas y sus frentes, los informantes hablan de grados y siempre añaden eso de la sensación térmica: estamos, pongamos por caso, a tres grados bajo cero, pero la sensación de frío es de diez. En verano también tenemos las sensación térmica per en sentido contrario.

Algo así ocurre con esto -también muy de moda- de la corrupción. En las encuestas, con las que nos desayunamos cada día, la corrupción ocupa los primeros puestos en las preocupaciones de los españoles, pero ese desasosiego es pura sensación, lo que de verdad preocupa a los ciudadanos es la impunidad.

El que más y el que menos cuenta con la corrupción -que haberla, hayla- de toda la vida y aquello de ‘que me pongan donde halla’ es bien conocido por todos. Con lo que no se cuenta, no se contaba y no debería contarse, es con la impunidad. El que se lo lleva puede ser un listillo, pero el que se lo lleva y además no ocurre nada, es como si se estuviera riendo del colectivo, desgraciadamente esto pasa o al menos muchos tenemos esa sensación.