jyx1josPor Lluis Esquena Romaguera

Con motivo de la conmemoración del quinto centenario de la declaración de Lutero, Francisco, el Papa, ha hablado y entiende que hay mucho terreno para la misión común, entre los cristianos separados y Roma y que el acercamiento permite que se vaya forjando un clima de amistad y de fraternidad. Es el mismo método que empleó en el encuentro con el Primado anglicano. Sin dejar de reconocer los “serios obstáculos” que obstaculizan la plena comunión, ambos líderes plantean un mayor compromiso conjunto en campos como la defensa de la paz o la dignidad del hombre. Y en esa línea firmaban una declaración solo unos días después del viaje del Papa a Georgia, un país de mayoría ortodoxa.

La distancia doctrinal era en este caso mucho menor, pero hay recelos enquistados que el viaje de Francisco sirvió para atemperar. Como Pontífice, una de sus principales responsabilidades es tender puentes con los cristianos separados, y Francisco no deja pasar ocasión de hacerlo.