Inicialmente, May no quería pasar por el Parlamento para notificar la salida a sus socios europeos, pero el fallo de la Corte Suprema obligó al gobierno a hacerlo.

Inicialmente, May no quería pasar por el Parlamento para notificar la salida a sus socios europeos, pero el fallo de la Corte Suprema obligó al gobierno a hacerlo.

El gobierno de la primer ministro Theresa May presentó en la Cámara de los Comunes un proyecto de ley que deberá autorizar el comienzo del Brexit: la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Los diputados tendrán la oportunidad de debatirlo el próximo martes 31 de enero.

El texto legislativo fue elaborado después de que el Tribunal Supremo, máxima instancia judicial británica, dictaminó que el Ejecutivo necesita autorización del Parlamento antes de activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que inicia las negociaciones sobre la salida de un país del bloque comunitario.

Inicialmente, May no quería pasar por el Parlamento para notificar la salida a sus socios europeos, pero este fallo de la Corte Suprema obligó al gobierno a hacerlo, con el argumento de que el Parlamento fue el que aprobó la entrada en la Unión y es este el que debe autorizar la salida. Aunque los diputados pro europeos son mayoría, no hay signos de que vayan a bloquear el inicio de la ruptura con el bloque, pero sí tienen la intención de presentar enmiendas.