Casi 1,4 millones de niños corren un “riesgo inminente de muerte” por una hambruna que amenaza zonas de Sudán del Sur, Nigeria, Somalia y Yemen, advirtió el martes la agencia de Naciones Unidas para la infancia.

Unicef hizo su aviso un día después de que se declarase una hambruna en zonas del estado sursudanés de Unity, donde hay una guerra civil desde finales de 2013 y la severa inflación ha hecho que muchos no puedan pagar la comida.
Unicef hizo su aviso un día después de que se declarase una hambruna en zonas del estado sursudanés de Unity, donde hay una guerra civil desde finales de 2013 y la severa inflación ha hecho que muchos no puedan pagar la comida.

La agencia lleva meses alertando de la grave malnutrición en el nordeste de Nigeria, especialmente en zonas que han quedado en gran parte inaccesibles por la insurgencia de Boko Haram. Se estima que casi 500.000 niños sufrirán malnutrición grave este año en los estados de Borno, Yobi y Adamawa.

También Somalia enfrenta una sequía y casi medio millón de niños sufren “malnutrición aguda severa” en el conflicto de Yemen, añadió Unicef