La polémica propuesta del presidente venezolano Nicolás Maduro de convocar a una Asamblea Constituyente como la “vía para salir de la crisis” y que ha encendido las protestas opositoras, incluye entre los aspirantes a constituyentistas a los aliados más cercanos del gobernante socialista, algunos son parte de la comisión presidencial para la Constituyente.

La canciller Delcy Rodríguez; la esposa de Maduro, Cilia Flores; el vicepresidente de Desarrollo Territorial del Socialismo y ministro de Comunas y Movimientos Sociales, Aristóbulo Istúriz; todos integrantes de la comisión de la Asamblea. La ministra del Despacho de la Presidencia, Carmen Meléndez; el exministro y hermano del fallecido Hugo Chávez, Adán Chávez y el comisionado presidencial para los proyectos especiales en el Distrito Capita, capitán Juan Francisco Escalona, están entre los aspirantes a la Asamblea.

Mientras, el número dos del chavismo, Diosdado Cabello postuló para ser redactor de la nueva Carta Magna, según registraron medios venezolanos.

“Van a hacer historia, historia grande en este país”, dijo Maduro el pasado jueves, pero no especificó si los ministros se habían separado de sus cargos, como lo expresan las bases comiciales, publicó El Nacional.

Esa misma noche, en un sorpresivo anuncio, Maduro aseguró que la Carta Magna que surja de la Constituyente será sometida a referendo, tras el rechazo de la fiscal general, Luisa Ortega, y otras figuras del chavismo a esa iniciativa sin consulta popular.

No obstante, la propuesta de Maduro de que la Carta Magna que surja de su controvertida Constituyente sea aprobada en las urnas, es una movida en el tablero con la que, según analistas, busca evitar deserciones en el chavismo, aunque nada garantiza un referendo.

Analistas tomaron con cautela la declaración, pues la Constituyente tendría la facultad de disolver a todos los demás poderes –incluido el Parlamento y la Fiscalía– y decidir si se vota o no el resultado de su trabajo.

“Promesa fraudulenta: quien decide si la Constitución será consultada es la fraudulenta Asamblea Constituyente”, dijo el constitucionalista José Ignacio Hernández.